domingo, 17 de octubre de 2010

El hotel: La joya del Reyno del Coto Valdorba

La construcción de un hotel pretende dar caracter permanente a algo que por su propia naturaleza nunca debería de serlo.
La fuerte presión que sufre un territorio con un coto industrial de caza es innegable bajo cualquier punto de vista. Más aún cuando este territorio tiene una gran diversidad faunística y se encuentra dentro de un espacio natural protegido como es el caso del Coto Valdorba.  La preocupación por esta presión viene implícita en la Ley Foral 17/2005, y en la anterior Ley Foral 02/1993 cuando se dice que "El Gobierno de Navarra podrá constituir cotos intensivos de caza en lugares empobrecidos faunísticamente".  Sin embargo, según palabras textuales de la resolución por la que se declara la Zona de Especial Conservación Montes de Valdorba donde se ubica el coto,  en este caso se trata de "... una zona con una gran variedad y riqueza faunística, siendo uno de los lugares de Europa con mayor densidad de aves rapaces".  Abundando en dicha preocupación, también en ambas leyes se dice que el plazo de permanencia de estos cotos intensivos es de 10 años, y una vez finalizado este plazo se extinguirán  automáticamente.  Desde 1986, año de su primera constitución, por dos veces más se ha constituido y con la excusa del hotel se pretende hacerlo, cuando menos, por dos décadas más.  lo que significaría !!50 años de coto intensivo¡¡  Esto sería una auténtica aberración digna de aparecer del Libro Guines de los Récords y de entrar en los anales de la infamia de las agresiones a la biodiversidad por motivos puramente recreativos. 

El Ayuntamiento de Leoz, al que no le faltan recursos económicos, pretende ver en la construcción de este hotel un maná caido del cielo. 
En palabras de Juan Campos en el periódico navarro Diario de Noticias (13/11/2008) "El hotel es un poco la guinda de la tarta del pastel, es un servicio bastante demandado por el propio Ayuntamiento de Leoz"
¿Demandando por el propio Ayuntamiento? ¿A quien beneficia? 
¿No será más bien una idea sugerida por su buen amigo José Román Gómez, secretario municipal  desde hace unos 20 años y uno de los principales responsables, con sus argucias y tejemanejes, de la permanencia del coto en el municipio?

Ni al más empedernido cazador se le ocurriría ir a dormir y descansar a un hotel en el que a unas decenas de metros hay tres campos de tiro al plato y una perrera con hasta 150 animales.  Tendría que estar loco o  totalmente sordo.

Práticamente el cien por cien de lo clientes del coto son hombres, y es más que probable que muchos de ellos, despues de una "excitante cacería", desearán terminar la jornada "descargando la escopeta" en el hotel del coto.
Así pues, que nadie se lleve a engaño, ya que en las cercanías de los grandes cotos intensivos  no son hoteles precisamente lo que florecen, sino "puticlubs"

 Sin tener en cuenta que el coto puede acabar cerrándose, las obras del hotel continúan a buen ritmo.



4 comentarios:

Anónimo dijo...

No hombre, la gente vendrá al hotel para visitar el románico de la Valdorba y ponerle flores a la Virgen de la Asunción.

Anónimo dijo...

yo soy cazador y visito muchos cotos y todavia estoy por visitar y ver un puti de los que dices ¿tu no seras un ecologeta de asfalto de esos?

J.M. dijo...

Vivo en Leoz, donde está el Coto Valdorba. Y soy ecologista, sí, y a mucha honrra. ¿Pero no erais vosotros, los cazadores, los mayores ecologistas? ¿No sois vosotros, la gran mayoría, de asfalto? ¿No sois por tanto, la gran mayoría de cazadores, ecolegetas de asfalto?

Quebrantahuesos dijo...

J.M. Comparto tu razonamiento. Detras de los matojos con la escopeta y ala espera se esta muy bien, lo difícil es alzar la voz a la que es una vergüenza integral. Vuestro único argumento, decir tonterías , que si ecologista que si la abuela fuma, etc. etc.De nuevo otra vez mas se pronuncia la defensa de Juan campos, menudos amigos. jeje