sábado, 16 de octubre de 2010

La patente de corso del Coto Valdorba

Cuando en una anterior entrada al blog decíamos que el Coto Valdorba tenía patente de corso, no lo decíamos en sentido figurado.  Numerosos hechos demuestran que así es.
 Desde que este blog existe, cada vez que hacemos una visita a la zona del coto, nos llevamos una nueva sorpresa.
En varias entradas hemos denunciado (e ilustrado con fotos) que la actividad del tiro al plato afectaba de un modo peligroso a un camino público, a donde cae una buena cantidad perdigones y trozos de platos.
¿Qué hacer cuando una actividad recreativa que únicamente beneficia a una empresa privada supone un peligro para quienes circulan por un camino público?.  Nada más fácil que...Cerrar el camino.  Sí, así de sencillo. Se cierra el camino y asunto solucionado. ¡Todo sea por el coto!



¿Asunto solucionado? Ni mucho menos.
Aunque algo se ha ganado en seguridad, esto ha sido en detrimento del libre tránsito.  Aparte de esto, las toneladas de plomo y de restos de platos ( no lo olvidemos, estos restos son brea de hulla, un material también tóxico como el plomo) sigen cayendo en toda la zona con absoluta libertad. ¡Eso sí que es libertad!


El campo bajo los campos de tiro, arado este verano, presenta en la actualidad este aspecto.



Durante 18 años, esta inmundicia tóxica se ha estado arando con el tractor mezcládose con la tierra hasta capas profundas ¡y todavía se continua haciendo!

0 comentarios: